Sumak Kawsay: acercando el buen vivir y el decrecimiento a través de la práctica artística

.

Desde hace años, científicos y ecologistas advierten que, inevitablemente, el mundo necesita una disminución controlada y progresiva de la producción y el consumo para enfrentar la crisis ligada al cambio climático y a los límites de los recursos minerales y energéticos del planeta.

Si, el planeta tiene límites y los estamos alcanzando (o los hemos alcanzado ya), por lo tanto, podemos decir sin miedo a equivocarnos que como humanidad nos encontramos en un momento trascendental. La crisis ambiental es evidente y más allá de posibles medidas políticas, la sociedad debe asumir un papel protagonista, y transitar hacia un modelo más respetuoso con el planeta y con las personas. Lo cierto es que desde hace décadas existen movimientos y teorías que traen propuestas que confrontan el modelo de crecimiento, basándose en aspectos como la ecología, la solidaridad y la justicia ambiental. Estos movimientos que cada vez están tomando más importancia en todo el mundo son el
buen vivir y el decrecimiento.

El buen vivir plantea la realización del ser humano de manera colectiva con una vida armónica, equilibrada, sustentada en valores éticos frente al modelo de desarrollo basado en un enfoque economicista como productor de bienes de valores monetarios, y sus principios son la equidad social, la igualdad, la redistribución, la reciprocidad, la sostenibilidad, la libertad, la democracia y la participación.

El decrecimiento es un conjunto de teorías que critican el paradigma del crecimiento económico, y enfatiza la necesidad de reducir el consumo y la producción global (metabolismo social), abogando por una sociedad socialmente justa y ecológicamente sostenible en la que el bienestar social y ambiental reemplace al PIB como indicador de prosperidad. El decrecimiento resalta la importancia de la autonomía, el trabajo de cuidado, la autoorganización, los bienes comunes, la comunidad, el localismo abierto, el trabajo colaborativo, la felicidad y la convivencia.

Pero… ¿Cómo acercar estos movimientos? ¿Cómo acompañar a la ciudadanía hacia un modelo de post crecimiento? ¿Cómo inspirar a las personas para generar un cambio?

Sumak Kawsay (expresión quechua que significa buen vivir) es un proyecto híbrido, que trata de acercar la filosofía del buen vivir y del decrecimiento a la ciudadanía a través de la práctica artística y expositiva. Busca hacer partícipe a las personas del proceso creativo, esperando que dicho proceso sirva como aprendizaje para transitar hacia prácticas y hábitos más sostenibles y respetuosos. Busca ser un espacio para compartir reflexiones, miedos y conocimiento en torno a la creación. Busca ser semilla de cambio que brote a su tiempo, a su ritmo.

Sumak Kawsay se ha traducido en 6 talleres de creación colectiva dinamizados por 6 artistas con una sensibilidad especial, que han querido sumarse a este proyecto acercando su arte a las personas participantes y favoreciendo la reflexión sobre los temas clave que abordan el buen vivir y el decrecimiento;
– interdependencia y reciprocidad
– equilibrio, armonía y correspondencia
– ecodependencia y relacionalidad.

Desde mitad de octubre a principios de noviembre de 2023 y con una temática protagonista, cada fin de semana y con 15 participantes en cada taller, hemos compartido conocimiento, hemos creado obra colectiva y hemos soñado futuros posibles. Nos acompañaron en este viaje:

– Isidro Ferrer, ilustrador y diseñador gráfico, facilitando la creación de la obra ENTOMOLOGÍA DE LOS RESIDUOS

A través del juego y canalizando las posibilidades que brinda el azar, la obra busca potenciar una mirada trasversal sobre las cosas y los objetos en desuso que varían su morfología y/o significado, dotándoles de un uso alternativo y de nuevos valores expresivos. La descontextualización y la recontextualización, mecanismos de acción propios del collage, pero también de la poesía, son el método para la transformación y la resignificación, razón de ser de todo acto creativo. Hacer cosas con cosas, hechos con desechos, con el propósito de que el resultado adquiera un nuevo carácter operativo.

– Juan Fanlo, ceramista y escultor, facilitando la creación de la obra ARQUITECTURAS DE PÁJAROS

Observando la naturaleza con minuciosidad aprendemos de ella. Guaridas de animales, huellas de insectos sobre el barro que parecen decoraciones, ramas de árboles, hojas, piedras, etc. También podemos encontrar propuestas en sintonía con la naturaleza en la arquitectura popular y claramente en el juego y las construcciones de los niños y las niñas. La obra trabaja con la idea de hogar, construyendo “refugios” con paper clay e incorporando elementos naturales, con intención estructural o estética en las construcciones. Homenajear a la naturaleza, devolverle un aprendizaje, ser salvajes, jugar con el barro.

– Nacho Arantegui, artista visual, facilitando la creación de la obra LA ÓRBITA DE LA HECHICERA

El taller creativo “La Órbita de la Hechicera” contribuye a que seamos más conscientes y reflexivos tanto de la grandeza, como de la fragilidad de nuestro planeta. Una propuesta cautivadora, un hallazgo que surge a partir de la experimentación con diferente materia orgánica, texturas, transparencias y juego de luces. El resultado de esta experimentación se ha instalado en el interior de la criba, sellado con un papel vegetal decorado con hojas secas, esqueletizadas y otras plantas de cualidad traslúcida, añadiendo una capa adicional de belleza y complejidad a la obra.

– Mercy Rojas artista de bordado y narrativa textil, facilitando la creación de la obra ESPIRAL VITAL

Creación comunitaria de una instalación textil donde se han trabajado diferentes materiales y técnicas como el bordado y el apliqué. Partimos de la indagación sobre los postulados del Buen Vivir estableciendo una relación entre el lenguaje, los tiempos, los gestos textiles y la naturaleza, el cosmos y la espiritualidad. A partir de ahí se han escogido palabras y formas que expresen ese equilibrio y armonía que propone Sumak Kawsay todo ello partiendo de retales, de retazos de tela con historia propia. El conjunto toma forma de espiral, cíclica como la naturaleza y como nosotras. Con elementos suspendidos que representan lo espiritual y con anclas que nos conectan a lo terrenal.
– Susana Blasco, ilustradora, collagista y diseñadora gráfica, facilitando la creación de la obra VERSOS SUELTOS
Collages realizados a través de un acercamiento lúdico desde la experimentación y la reflexión, pero también desde la transgresión y el azar, Marcando como objetivo abrazar el error y desprenderse de la tiranía del resultado estético y del estilo propio. Un trabajo individual pero también (y sobre todo) en grupo, haciendo especial hincapié en la creación y autoría colectiva y en la generación de piezas compartidas en las que la suma de las partes genera resultados inesperados y sorprendentes. Ahondando en los conceptos de interdependencia y relacionalidad como ejes trasversales.

– Noemí Calvo, fabricante de ideas facilitando la creación de la obra MINI-MUNDOS

¿Qué necesito para estar a gusto? ¿Cómo me relaciono? ¿Quién quiero que forme parte de mi círculo? Una propuesta que parte del entorno de cada una. Creaciones de mini-mundos, que representan a las personas que cuidas, que dependen de ti y a las que quieres tener en tu vida, creando un espacio amable con elementos de la naturaleza. Jugando y poniendo en valor las infinitas posibilidades que te ofrece un tronco de madera, una hoja de un árbol, una piedra del camino y una pluma desprendida. En un mini-mundo cabe todo, solo es preciso seleccionar, ordenar, equivocarnos y ser presentes, porque en lo pequeño residen la esencia de nuestras ideas.

Para completar esta propuesta de transferir y compartir las bases del buen vivir y el decrecimiento desde la práctica artística, tanto la obra colectiva resultado de los talleres como las fotos que el fotógrafo Javier Roche Martínez tomó de todas las sesiones de creación se han expuesto en el Centro Joaquín Roncal, acercando así a la ciudadanía el proceso creativo y la filosofía que lo ha inspirado. Y para redondear el proyecto hemos contado con Colectivo Noray, que ha facilitado visitas guiadas a través de un proceso de mediación cultural expandida y situada para la toma de conciencia por parte de la ciudadanía, los centros educativos, familias y público general, de los recursos y conocimientos con los que ya cuentan y aquellos nuevos que resultan ya necesarios para el camino al bienestar social y ambiental en nuestra comunidad.

Ha sido un gusto haber compartido este proyecto con tanta gente bonita, que no ha hecho más que hacerlo crecer, desde lo pequeño, desde lo sensible, desde el respeto y el cambio de mirada que nos hace falta como sociedad para transitar hacia un estar en el mundo más consciente. Bienvenido todo lo bueno que nos puede traer el buen vivir y el decrecimiento si lo aplicamos en nuestras vidas. Sumak Kawsay a todas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies